¿TÚ NO VES QUE SOY CHÁVEZ?

 

Foto0722-630x472

Marisabel me dio una sorpresa muy profunda y
grata. Ella rescató, de algún rincón, una caja de
cosas que se habían perdido. Ayer llegué y estaban
ella, Rosinés y Raúl con unas agendas muy
viejas, fotos, cartas. Comenzamos a sacar cosas,
así como de un baúl, como un niño con juguetes
nuevos. Y de aquellas agendas, la más vieja
que conseguí fue la del año ‘81. Yo era teniente.
Le dije a Marisabel: “Mira esto”. En las últimas
hojas de la agenda un símbolo escrito en letras
negras, unas siglas. Cuando vi eso se me vino
una cabalgata de recuerdos. Claro, eran las primeras
siglas del movimiento en el año ’80 o el
‘81. ZMB: Zamora, Miranda y Bolívar, porque
nosotros discutimos durante varios años sobre
Miranda y nos fuimos a estudiar en la Colombeia
y los archivos de Miranda, y estudiamos
su trayectoria revolucionaria. Al final, después
de discusiones y cosas, se impuso MBR, que
primero fue EBR: Ezequiel Zamora, Bolívar y
Simón Rodríguez. Andábamos buscando la raíz
ideológica.
Después, buscando la otra agenda, la del ’92, le
digo a Marisabel: “¡Mira como se detuvo el tiempo!”.
La agenda está llena hasta el 3 de febrero,
y hay una nota del mismo 3 de febrero, que
escribí muy rápido: “Buscar a Garrido”. Era el
coronel Garrido. Estábamos haciendo esfuerzos
desesperados, de última hora, por garantizarnos
el apoyo de la Fuerza Aérea. Y me dijo un piloto:
“Busquen al coronel Garrido”. Yo lo anoté,
aunque no me dio tiempo de buscarlo, porque
andábamos en tantas cosas.
Recuerdo la noche del 4 de febrero, presos
en el Cuartel San Carlos. Uno decía: “Bueno, hubiese
sido mejor la muerte”, o en los sótanos de
la DIM cuando ya nos llevaron, no tanto en el
San Carlos porque estábamos juntos, el grupo
y la capitanada y los comandantes. Nos abrazábamos
y sentíamos el dolor, pero estábamos
juntos. Pero luego nos llevaron a los sótanos del
DIM y era cada uno solo por allá, en una celda
fría, en unos sótanos, y uno se sentía como
muerto. Hasta que comenzó a llegar ese pueblo.
HUGO CHÁVEZ FRÍAS 35
Recuerdo a la viuda de mi compadre Ortiz Contreras,
que en paz descanse. Le dieron permiso
para entrar, yo veo desde mi celda que sacan a
Ortiz y empiezo a gritar: “¿¡A dónde lo llevan!?”.
Era Mahuampi que había llegado y cuando Ortiz
regresó, me lanza por la ventanilla un papel.
Lo agarro y era una nota escrita por Mahuampi.
Ella es socióloga y era profesora en la Academia
Militar; la habían botado en esos días. Tengo todavía
eso guardado. Es un billete al que le superpusieron
mi rostro, y todo un mensaje revolucionario.
Y, por detrás, un escrito de Mahuampi y
de Miguel Ortiz.
Al día siguiente llegó un sacerdote a darnos
un saludo y una Biblia; también me dejó
un escrito que alguien mandó. Después llegó
la familia. Más adelante, por fin, se rompió el
bloqueo, empezó a llegar la prensa, nos llevaron
un televisorcito y empezamos a percibir la
efervescencia. ¿Cómo olvidar aquel carnaval
del ‘92, donde todos los niños andaban de soldados?
Recuerdo una entrevista que le hizo una
periodista a un niño en la calle. Lo vi por televisión
en el San Carlos: “¿Y tú andas disfrazado?”.
“Sí, sí, yo ando disfrazado”, pero con una
cara el niño de siete, ocho años. Y le pregunta:
“¿De qué andas disfrazado?”, y el carajito le
responde con aquella viveza y le dice: “¿Tú eres
boba? ¡Tú no ves que soy Chávez!”.
Cuentos-del-Arañero. -Hugo-Chávez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s