images

 

Para desnudar a una mujer no hace falta penumbra
ni pericia ni astucia
De nada valen erudición destreza brusquedad
Ni siquiera sabiduría

Para amanecer a su lado
poco importa el arrojo el valor
                la treta o la artimaña 
De nada sirven apostura o tenacidad
No hay método ni sapiencia ni sistema que puedan vencer su resolución
         o su mesura

Para desnudar a una mujer toda presunción es inútil
        toda voracidad resulta amarga
        todo discernimiento se vuelve melancólica penuria

Para desnudar a una mujer basta el instante
         en que el ciego misterio la envuelva y la estremezca
y restaure en su pecho la incordura
         y sepulte su cuerpo en nuestros brazos.

Gustavo Pereira.

Anuncios