yedi

A mi hijo.

Si me vuelves a mirar así,

volveré a mis prácticas dionisiacas.

Te morderé la nariz,

sacare mi encurtido corazón

 lo pondré sobre la mesa,

rebanare ración para dos.

Si me vuelves a mirar así,

me subiré en tu cabello

y me creeré el rey de la selva.

Si me vuelves a mirar así,

quizás te permita vivir en mis ojos

Es decir, en mi mundo.

Anuncios