UNA CARTA RUMBO A GALES.

CarteroSpain

 

Me pregunta usted dulce señora

qué veo en estos días a este lado del mar.

Me habitan las calles de este país

para usted desconocido,

estas calles donde pasear es hacer un

largo viaje por la llaga,

donde ir a limpia luz

es llenarse los ojos de vendas y murmullos.

 

Me pregunta

qué siento en estos días a este lado del mar.

Un alfileteo en el cuerpo,

la luz de un frenocomio

que llega serena a entibiar

las más profundas heridas

nacidas de un poblado de días incoloros.

 

¿Y el sol?

El sol, un viejo drogo que ha lamido esas heridas.

Porque sabe usted, dulce señora,

es este país una confusión de calles y de heridas.

 

La entero a usted:

aquí hay palmeras cantoras

pero también hay hombres torturados.

Aquí hay cielos absolutamente desnudos

y mujeres encorvadas al pedal de la Singer

que hubieran podido llegar en su loco pedaleo

hasta Java y Burdeos,

hasta el Nepal y su pueblito de Gales,

donde supongo que bebía sombras su querido Dylan Thomas.

Las mujeres de este país son capaces

de coserle un botón al viento,

de vestirlo de organista.

 

Aquí crecen la rabia y las orquídeas por parejo,

no sospecha usted lo que es un país

como un viejo animal conservado

en los más variados alcoholes,

no sospecha usted lo que es vivir

entre lunas de ayer, muertos y despojos.

JUAN MANUEL ROCA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s