SUEÑO QUE TE SUEÑO.

Sarolta-Ban-2011-2

Estoy tan solo, amor, que a mi cuarto. Sólo sube, peldaño tras peldaño, La vieja escalera que traquea. JUAN MANUEL ROCA.

Mi cama

yo sobre ella verticalmente horizontalizado,

solo con cuatro paredes que no dicen nada

salvo las fotos y afiches que no dejan de mirarme

y conocen el secreto de mi soledad.

Solo he reído,

solo he llorado,

solo he bailado,

solo he cantado,

solo he peleado,

solo he enloquecido,

solo me he hecho el amor,

solo me arrecho,

solo he hablado solo.

El techo quizás con forma de ballena

me grita frases despectivas a full color.

Mi bicicleta respira aliviada,

tiene la certeza que saldré esta noche

con ella a dar un paseo por mis sueños.

Los libros tras mi cabeza

me cuentan historias de tierras lejanas.

Mis ropas se niegan a verme desnudo.

Estoy tan solo conmigo mismo

que no encuentro mi reflejo en el espejo.

Enciendo la música y One For Senegal,

me invita a viajar con sus canticos

a la maltratada África.

Entre el montón de películas

surge una discusión

entre Michael Haneke y Aki Kaurismaki,

sobre la estructura argumental.

Miguel James, con su bufanda

me mira con los ojos cerrados

desde su libro:

 “Mi novia Ítala come flores y otras novias”

y me recuerda su verso:

“ahora cuando extraño a mi padre

pienso en mi hijo”.

Dormito, estornudo, bostezo

en señal de que pronto

seré victima de Morfeo.

Viajo y despierto en el sueño

allí penetro a fogosas amantes.

Por momentos estoy en el Waraira

Bajo una caída de agua helada,

por momentos camino

por una calle empedrada

de Caracas con una botella de Cocuy en la mano

y visiblemente borracho.

Por momentos discuto con Lennon,

en la Habana sobre la crisis del capital,

Sueño, sueño que te sueño.

Sueño con verdes colinas,

con tus piernas como enredadera.

Sueño con tu danza sobre mí

iluminada por tu vena delatora

y tu cara cómplice.

Sueño con los Somaris de Pereira,

sueño con tu sexi existencia

que me hace víctima y victimario en partes iguales.

Sueño con tus señales:

Largas piernas, la imagen de un billete

un aliento que no se disipa

y que evoco así estés a kilómetros de mi.

Despierto dormido y me digo:

Coño no estoy tan solo….

El Junquito 21/12/2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s