Perenne la sinalefa de tu cuerpo al mío,
sensaciones connaturales
libre de rituales consabidos
verbo ávido de tu carne.

Tacto efímero que perdura en los sentidos
es difícil, escaparse de lo mismo
contigo, es fácil
mirar el cielo y ver, lo que ves
  transitar por donde hace segundos circulaste.

Hallarme disipado en la incandescencia de tus pulsaciones

dulce gemido que emite
polifonía que ciñe
y me lleva junto a ti en la desnudez del aire.

Anuncios