Todo se ve esplendente desde acá arriba
autopistas, calles y avenidas.
Edificios, casas, ranchos, cerro arriba.
Voltaire, Rengifo, Chocron.
Waraira de testigo.
Luces, sombras, color esperanza.
Gente sin rostros, gente sin rumbo,
buscando una libertad que no existe
o deja de existir en la medida
Que privas a otro de la misma.
Atados al polen de su idiosincrasia:
locos, ingenuos, cuerdos y cautos.
Victimas de mitos, leyendas,
crónicas, novelas,
carreras de caballos, poemas.
Admiradores de la arepa y la cerveza,
de ron con coca cola, superman,
El Che, Bob Marley,
Rolling Stone, Iron Maiden, salsa cabilla.
De la casa, la calle,
del viaje cada feriado
Así avanza mi ciudad.
Lo certifico, desde: treinta y tres pisos que me separan del suelo.
Torre Oeste de Parque Central.

Anuncios