Salgan un minuto de sus Blackberrys,

y observen en la majestuosa montaña,

  como el ARAGUANEY nos saluda con su amarillo.

Anuncios