WARAIRA

El reloj marca las 7:45 am.

La oficina esta solitaria,

a través de los vidrios amarillentos

No se percibe movimiento,

cuando de pronto

el eco de una impresora rompe el silencio.

 Aparece la señora Dulce, con una humeante taza de café,

y su sonrisa más dulce aun.

La alfombra mal combinada,

hacen que mis pisadas sean torpes,

cerca del ventanal de audiovisual

observo toda la avenida Bolívar,

suspendido treinta y tres pisos del suelo.

Mi vista se detiene en los grupitos de personas

Que se acumulan en las esquinas,

y luego de un corto lapso

cruzan la calle casi coordinadamente.

Levanto mis ojos

y el sol te cubre

con un cálido color sepia,

y me rindo ante ti Waraira,

Me rindo ante ti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s