MUERTE CONVOCADA

Una tarde la muerte paso a mi lado:

“¿quieres dormir conmigo?”,

Me pregunto sonriente.

 Fernando Lleras de la Fuente.

Ayer la belleza se transformo

en un monstruo

y me dejo una hendidura en el pecho

para sanar sus heridas…

Me hablo de afectos,

presos en el tiempo – muerto.

Modulo espacios inexistentes

de un vuelo que nunca ocurrió

y sin más se desplomo.

Matizo la calma

con una sonrisa helada

hizo del silencio un aliado

para no desafiar la verdad

de las palabras prohibidas.

Cuestiono mis errores

y posteriormente los emulo.

Salieron a flote sus dotes histriónicos.

Hablo de amor

inspirada por el odio.

Me hizo escultor de su cuerpo

encendido

que moldeaba hasta darle forma de

hada.

Me vicio de besos,

caricias…

y mi arte predilecto:

el sexo.

No dejo lugar para mi

en su cabellera juglar

me llevo a un lugar

apartado de la ciudad

para habitar un castillo

en el aire.

Pero se derribo por falta de sueños

de ilusión.

Pero se intento…

A pesar de los altos vapores

comimos frutas, encendimos inciensos

y danzamos bajo las notas de un ritmo Jamaiquino.

(ERA) nuestro rinconcito

… nunca antes dolió tanto un pretérito.

No entendimos el amor

o lo convertimos en un pequeño poema que camina.

La nostalgia trae imágenes borrosas

la claridad llegara con la soledad.

“Como encontrar palabras que digan algo que no es algo”

Por eso me aparto.

Tomo de la mano el poemita que camina…

perdón a Maddala, y me voy en busca de Abril.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s