Orate

Me haces ser víctima de mi imaginación.

Lo sé, mi condición de loco lo hace previsible,

aunque seas invisible a mi tacto

mi mente puede palparte.

Ni siquiera tengo la habilidad de dibujarte,

jugar con los contrastes, los colores.

Mi psiquis y pasión desbordada

se empeña en diseñarte perfectamente.

Me dice un eco en mi interior:

“el amor es un crimen que no puede

realizarse sin cómplices

y donde no hacen falta testigos”.

Eres el prefijo y sufijo

de ese verbo exclamativo

que mueve mis sentidos.

Lo más parecido

a ese utópico paraíso esquivo

que emerge etéreo

la savia de tu cuerpo en plena lubricidad…

¿Tus miradas son de complicidad

y tus besos de no me dejes de besar?

O el brillo gris de tus ojos

y el aliento nacarado

es una invitación a lo inesperado

Clama tu alma:

“el pretendido instinto

de la casualidad

no es otra cosa

que le temor a lo inusitado”.

Crimen y castigo

víctima y verdugo

de imágenes sacadas

de un informe psiquiátrico,

con un cuadro diagnostico

de adicción gradual

cuando estas

y adicción parcial

cuando no estas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s